Cómo conseguir trabajo en Londres

Hola, Vir, ¿cómo estás?

Me encantó tu recomendación de la semana pasada, me gustaría leer más poesía pero lamentablemente se me cruza poco, mucho menos que otros géneros. En octubre voy a hacerme una escapada al sur de España y voy a ver si encuentro el libro de Pisos por allá.

Esta semana empecé el Master y quedé de cama. Fue intensísimo el nivel de eventos sociales y profesionales que tuvimos, y me demoré un poco en mi posteo porque tuve dos eventos particularmente interesantes, uno el lunes y el otro ayer, que quería compartir con vos.

Insertarse profesionalmente es difícil siempre, y el mercado editorial en general es muy cerrado. Yo me considero una afortunada por haber conseguido mis trabajos anteriores y me daba mucho mucho miedo llegar acá y no tener manera de conocer gente en el rubro. Pero eran miedos infundados: no digo que sea automático que uno va a conseguir trabajo, pero lo que sí es seguro es que los ingleses son maestros en el arte del networking. Todas las semanas hay miles de eventos a los que van editores bien predispuestos y donde uno tiene la posibilidad de charlar con ellos. Y en eso es muuuy diferente a Argentina: al menos por lo que vi ahora, no son conferencias donde los editores asisten y uno los ve de lejos y nunca puede siquiera saludarlos, sino situaciones pensadas para que puedan interactuar con aspirantes, donde hay vino, picada y un espacio agradable para que se pueda dar una conversación y un intercambio de tarjetas personales.

Te cuento más puntualmente a los que fui esta semana: el lunes hubo un evento en una editorial infantil independiente, Nosy Crow, organizado por una asociación que se llama BAME in Publishing. Reúne minorías étnicas como los afroamericanos y asiáticos en el mundo editorial. Yo no había entendido bien esa parte y me anoté igual, y tengo que decir que TODO el mundo fue super cálido y acogedor. Había unas quince o veinte personas que ya trabajan en el mundo editorial acá y que pertenecen a esos grupos étnicos (en Inglaterra le dan mucha importancia al origen étnico y te lo preguntan en cada formulario que completás) y la dinámica es que en esos encuentros, que se organizan una vez por mes, todos hablen con al menos tres personas nuevas. El lunes charlé con mucha gente muy copada y varios de ellos hasta me pasaron su contacto para que les escriba o les mande mi currículum. ¡Increíble!

Y por otro lado, ayer tuve un evento divertidísimo que me encantaría organizar en Buenos Aires en diciembre (¿te copás y me ayudás?). Se llama Careers Speed Dating y lo organiza la SYP (Society of Young Publishers). En este link está el programa completo. Básicamente es un evento que te permite hablar con gente que trabaja actualmente en el mercado editorial inglés en puestos muy diferentes, y se llama Speed Dating porque vas rotando para que todo el mundo pueda hablar entre sí y no se quede una persona hablando una hora con el que a vos te interesa. Es como en las películas yankees que van a buscar pareja y van cambiando de interlocutor cada cinco minutos, pero profesionalmente. ¿No es lo más?

El de ayer fue en las oficinas de Hachette UK, una de las tres editoriales de trade más grandes de Reino Unido. Casi me desmayo cuando llegamos, las oficinas son hermosas y el evento era en el último piso, que mira a un jardín-terraza con vistas a toda la ciudad.

La dinámica era así: había ocho mesas, donde habían agrupado a 4 o 5 personas de diferentes empresas pero del mismo sector de la producción editorial (las categorías eran Edición, Marketing, Ventas, Publicidad, Digital, Derechos, Producción y Diseño). A cada grupo de “aspirantes” (5 o 6 por grupito) le tocaban diez minutos en cada mesa para hacer preguntas. En algunos casos la conversación era más grupal, ellos se presentaban y después se hacían preguntas (y ahí si bien surgían temas interesantes siempre había algún aspirante irritante que monopolizaba la conversación hablando de sí mismo y haciendo lobby para conseguir un trabajo). En otros casos, te tocaba hablar con una sola persona y ahí era más un tema de azar. A mí casi siempre me tocó con gente del mundo infantil (de otras áreas pero me resultó re enriquecedor igual), así que fue un golazo. De todas maneras, cada dos o tres mesas hacían un corte de diez minutos para tomar una copa de vino o ir al baño, y si te había quedado lejos la persona que te interesaba siempre podías acercarte a hablarle. Cuando terminamos la ronda completa de las ocho mesas, dieron unos quince minutos finales para seguir charlando.

FullSizeRender (6)

Ambos eventos me parecieron espectaculares: está muy bueno que existan cosas así, no solo para poder conocer gente y buscar ofertas laborales, pero también para aprender sobre el trabajo diario de otras personas y no cerrarse en decir que uno quiere estar sí o sí en edición, por ejemplo. Además, sirve para ver cómo se trabaja en cada editorial o pedir consejo o recomendación de cursos, libros, etc. Quizá para alguna gente esto es natural, pero en Argentina NO PASA, uno manda su CV a una oficina de Recursos Humanos que en la mayoría de los casos nunca responde, y rara vez tiene acceso a hablar con profesionales del mundo editorial.

Si te copa y te parece, podemos empezar a pensar en organizar algo parecido en diciembre en Argentina. ¡Ya se me empieza a ocurrir gente a la que podríamos convocar!

Te mando un beso grande y espero con ganas tu reseña sobre tu evento de la semana,

Clari

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s